El Caminante

lunes, marzo 20, 2006

 

Poníase ya el sol

en el horizonte marchito

delicadas brisas, gentiles y suaves

acariciaban la triste piel del caminante

que con paso trémulo y despacioso

andaba el estrecho sendero que divide la fantasía de la realidad

penando, diría yo

recordando, para los demás

sin saber siquiera el lugar donde sus pies rompían la tranquilidad

a las orillas del desierto camino que su alma ha escogido

solamente recuerdos amargos y lágrimas tristes, sedientas de amor

bordean los límites de una frontera sin nombre

quizá para así poder olvidar

o simplemente, queriendo volver a un lugar que ya no existe

sufriendo días interminables

noches serenas y frías

como la hoja de un brillante cuchillo

atravesando su partida voluntad

contemplando ese cielo negro

cubierto de rutilantes y claras estrellas

queriendo poder tocarlo con sus manos

y poder así besar a la luna

cada noche más hermosa en la cúpula celeste

deseando volar, hasta llegar a lo más alto y prohibido

mientras el destino se burlaba de él

y la lluvia de soledad caía nuevamente, mojando su esperanza perdida

gritaba al cielo, llorando

maldiciendo su suerte

susurrando un nombre en sueños

alzando sus manos, como queriendo alcanzar algo

su sanidad, quizás

o tal vez otra memoria más que escapa de la gris prisión

que tiene por imaginación

By: Aioria







2 susurros:

Sleepyhead dijo...

jajaja bastante triste cada vez mejor tu estilo aioria o.o aunque cada vez te metes mas al doom xD
mutilar monstruos te inspira(?)
Ultimamente ando sin inspiracion que ni hablar puedo xD
Buenop sigue asi aio
Cuidate

Anónimo dijo...

Chico tu si que tienes talento, nunca dejes de escribir, sabes que me debes un libro, saludos